Si esta no es la primera vez que pasas por este blog, ya sabes que soy una chica polaca (la polaca más latina de todas las polacas) y que vivo en París.

Cuando la gente se entera de que vivo en la capital francesa, suelen responderme con un ooh o un aaah: Aaah! La Ciudad del Amor! Qué hermoso! Bueno, si, la verdad tengo que admitir que París es hermoso. Pero, en contrario a lo que pueda parecer, es una ciudad de dos caras. La primera es la cara que ya conoces, aunque nunca hayas estado aquí: la ciudad romántica, de arquitectura hermosa, donde se habla la lengua considerada como la más bella del mundo. La ciudad que con facilidad se ganó el titulo de la Ciudad de Amor. Ya sabes todo eso: la torre Eifel, la catedral Notre Dame, el río Sena, la basílica de Sacre Coeur y todo el resto de los lugares hermosos y turísticos de París. Has visto innumerables fotos de estos lugares. Pero París no es sólo eso; la ciudad tiene también una cara más fea, peligrosa, que sólo puedes conocer cuando empiezas a vivir acá. Porque cuando vienes de viaje, a pasar un par de días aquí, no te das cuenta. No tienes ni tiempo ni interés; ¿porque para que te sirve perder tiempo en explorar las afueras de la ciudad o investigar cuanto cuesta de alquiler? Probablemente no sabes muy bien a que me refiero diciendo que París tiene una cara fea. Pues en esta entrada te voy a contar lo que odio y lo que amo de vivir en París.

 

Paris

Empecemos por lo malo.

LO QUE ODIO DE PARÍS:

1. Las afueras de la ciudad:

En París, hay muchos inmigrantes, sobre todo de África y los países árabes donde se habla francés. Esta gente coloniza principalmente las afueras de la ciudad que, en ciertos casos, se convierten en ghettos donde ni los franceses ni los demás “blancos” son bienvenidos. Estas zonas pueden ser peligrosas, sobre todo si vas allí de noche. Uno de estos ghettos es Saint-Denis – una pequeña ciudad de las afueras de París, habitada por la gente de origen africano, quienes viven según los costumbres y tradiciones de sus países. No me entiendas mal, no estoy juzgando a nadie; pero las afueras de la ciudad no son un lugar muy lindo, sobre todo si no te das cuenta de como son las cosas allí. Tienes que saber donde puedes ir y donde no.

2. Hay mucha gente rara:

En París, hay mucha gente loca. Esto era lo que más me impactó cuando me mudé acá. No he visto eso en ninguna de las ciudades donde viví. Es muy fácil toparte con alguna persona que anda gritando sola en la calle, o pidiendo dinero a la gente – sobre todo en el metro – de una forma muy agresiva. La mayoría de ellos no son peligrosos, pero más vale tener cuidado. Sobre todo si andas sólo en la noche; no es buena idea. París en general no es una ciudad peligrosa, pero tampoco creas que es una ciudad segura.

3. Los clubs:

En París, perdí la costumbre de ir de fiesta. Antes era muy fiestera y salía cada fin de semana, o tal vez más. Cuando me mudé a París pensé que era igual, pero desafortunadamente aprendí que no era para nada igual que en Polonia o en España, donde viví antes. Los clubs en París no me gustan mucho. Y la verdad no sé como explicarlo muy bien: el ambiente no da ganas de divertirse, porque socializar con la gente no es fácil, porque a los franceses no les gusta mezclarse con los extranjeros (digo, en general, pero hay excepciones a la regla), porque la gente se encierra en su circulo de amigos y no lo quiere abrir ni un poco. Francia en general no es muy fan de bailar: lo que abunda en París son los bares, de esos donde vienes con tu amigos a platicar y tomar unas cervezas. ¿Pero bailar? No mucho. Tengo que decir que no tuve buenas experiencias en cuanto a las discotecas de París. Y tengo la impresión de que los clubs están llenos de hombres desesperados por conseguir alguna mujer que les de un poco de atención, y suelen ser muy insistentes. Es por esta razón que dejé de salir de fiesta.

4. La dificultad de hacer amigos:

Te voy a ser muy sincera. Durante los primeros meses después de mudarme a París, lloraba casi todos los días por haberlo hecho. Me arrepentía un montón. Estaba muy sola, no tenía ni un sólo amigo, aunque conocía gente nueva todo el tiempo. Y no entendía porque era así. El tema es que no es difícil conocer gente nueva; la encontrarás en tu escuela, en tu trabajo, en la calle, en los bares. Pero lo difícil es quedar en contacto con esta gente y convertirte en su amigo. Creo que es a causa de la naturaleza de los franceses: son gente bastante reservada, no suelen ser muy abiertos para las relaciones con los extranjeros y sobre todo, son muy serios y desconfiados. Claro, no todos; hay también gente muy amable a la que le encanta juntarse con los extranjeros y conocer culturas nuevas. Pero no es el estándar, es más bien la excepción. Así que si vienes a vivir acá, lo más probable es que tus amigos sean extranjeros como tu.

Paris

Bueno, ya basta con quejarse tanto. Dicen que los polacos tenemos un talento natural para encontrar las cosas negativas en todo, antes de las positivas… Ahora vamos con lo bueno:

LO QUE AMO DE PARÍS:

1. Vino y quesos:

¡Ay! Me encantan los quesos. Francia es un país ideal para los amantes de los quesos y del vino. Dicen que Francia tiene 365 quesos, o sea un queso diferente por cada día del año. No sé si es cierto, no lo conté, pero te puedo asegurar que hay tanta abundancia de quesos que siempre podrás probar algo nuevo. ¿Y el vino? Es una bebida tradicional de Francia. El vino acompaña el almuerzo, la cena, las tapas, las fiestas, y obviamente, los quesos. Es una tradición que me encanta: después del almuerzo o la cena, los franceses suelen comer diferentes tipos de quesos (de postre) acompañándolos con vino. Un plato lleno de quesos con una copa de vino tinto. ¡Una delicia!

2. Los pic-nics:

Una de las actividades más populares en Francia son los pic-nics. En cuanto empieza a hacer un poco de calor y sale el sol, los franceses empiezan a salir de sus casas para disfrutar del lindo tiempo (que no es muy frecuente en París). Se van entonces a hacer pic-nics. Los destinos más populares para hacer el pic-nic son:

  • El borde del Sena
  • Champs de Mars – los jardines en frente de la torre Eiffel
  • Jardins de Luxembourg

La única cosa que tienes que tomar en cuenta si quieres hacer el pic-nic en uno de estos tres lugares es que están siempre llenos de gente.

3. La abundancia de eventos y cosas que hacer:

Hay que admitir que en París nunca faltan cosas que hacer. Conciertos, eventos, exposiciones, museos, restaurantes… Cada uno encontrará algo para su gusto y estilo. Es una ciudad dónde nunca te vas a aburrir y es lo que más me gusta de ella. Es también una ciudad multicultural, donde podrás hacer amigos de diferentes nacionalidades y practicar los idiomas gracias a varios eventos dedicados a los extranjeros. Para enterarte más sobre el tema mira la página de Franglish.

Una excelente página para enterarte de todos los eventos en París, pagados o gratuitos, es www.quefaire.paris.fr. Te recomiendo pasar también por el blog de Thelma Contino, una argentina en París: www.descubriendoparis.com.

 

Recuerda que esto es mi opinión personal, basada en mi experiencia viviendo en París. Si tienes una opinión diferente, ¡no dudes en compartirla conmigo en los comentarios!

Si quieres saber cuanto cuesta vivir en París, dale click aquí.

 

¡Si está entrada te ha gustado, no olvides compartirla con tus amigos!

Karolina

Soy Karolina: una chica polaca, viajera y mochilera de pasión y autora de este blog de viajes donde encontraras consejos para viajeros y guías de destinos. Soy una apasionada de la lengua española y todo lo latino.

3 Comments

Thelma · May 21, 2016 at 9:04 am

Muchas gracias por recomendar mi blog 🙂

Sobre las afueras de la ciudad, estoy de acuerdo en que hay que saber dónde ir y dónde no. Lo que comentás se da sobre todo en el norte, pero que por ejemplo saliendo de Paris hacia el oeste y el sudeste, se encuentran algunas ciudades preciosas, como por ejemplo Saint-Germain-en-Laye, Versailles, o Saint-Cloud, que es una zona muy coqueta.
En muchísimas ciudades capitales (sino todas) se da lo mismo: en el conurbano hay zonas barrios muy pobres, y potencialmente peligrosos, y otras zonas de barrios incluso más lindos y caros que dentro de la ciudad.

Por otro lado, lo de hacer amigos o salir por la noche por suerte no lo sufrí, ya que soy de hacer amigos al estilo francés y por mi personalidad no tuve problemas, y por otro lado no soy de ir a bailar, o sea que más de un par (dos, jajaja) experiencias aisladas (y geniales) ni idea de cómo es la vida nocturna más allá de los bares.

Y soy fanática de los pique-niques!!! Voy a poner en mi CV “experta en picnics” jajajaja.
Ya que estamos las dos en Paris podrías venir a uno y de paso nos conocemos 🙂 Abrazo!

    Karolina · May 21, 2016 at 6:37 pm

    De nada Thelma 🙂
    Yo tengo una personalidad muy “outgoing” y soy muy sociable por lo que me resultaba muy difícil acostumbrarme a lo reservados que son los franceses (e igualmente los polacos).
    Me encantaría ir a un picnic tuyo pero ya no vivo en París, me acabo de mudar a Londres. Sin embargo, voy a venir seguido porque amo París <3

Maria Aurora Zambrano · October 4, 2016 at 3:47 pm

Gracias, muy interesante el articulo. Sigan asi.

¿Qué piensas sobre el articulo? ¡Deja tu opinión!

Related Posts

Europa

Guía de París para Instagram

París: la ciudad del amor, la ciudad de la luz, una de las ciudades europeas más hermosas y más visitadas por los turistas y los viajeros de todo el mundo. Es también un paraíso para Read more…

Europa

Donde dormir, comer y salir de fiesta en Paris

París es uno de los destinos más populares entre los turistas y muchos viajeros sueñan con conocer esta ciudad. Yo tuve la suerte de vivir en París durante dos años y conocer cada rincón de Read more…

Europa

Viajar barato: 7 trucos para no gastarte una fortuna en Paris

No cabe duda que París es una de las ciudades más caras del mundo y pasar unos días allí puede arruinar tu bolsillo. Sin embargo, existan varias formas de visitar la ciudad y divertirte sin Read more…