Querida París,

Pronto vendrá un gran cambio en mi vida. Me iré de aquí, de ti: la ciudad donde pasé dos años, donde viví momentos felices y momentos tristes, donde conocí amor pero también sufrimiento. Me acogiste entre tus calles, un poco desconfiada al principio pero que al final decidiste darme varias oportunidades tanto en la vida personal como la vida profesional. Y cada vez que pensaba que ya está, ya es el fin, ya me tengo que ir, tú siempre encontrabas una forma para impedirme que me vaya. Siempre cuando me encontraba sin trabajo y cuando pensaba que está vez ya todo está perdido, me ofrecías una oportunidad nueva.

París

Pero esta vez es diferente. Está vez me estás diciendo que mi tiempo acá está por terminar. Por eso me cerraste todas las puertas que aún tenía abiertas. Y junto con esas puertas, la oportunidad de quedarme acá por más tiempo. Ya no quisiste darme una oportunidad más.

Yo sé que tienes razón. Y aunque me duela abandonarte, yo sé porque lo estás haciendo. ¡Quieres que sea feliz! Yo sabía que vendrá el momento adecuado para irme. Porque todo en la vida es cuestión del tiempo. Algunas cosas tienen que acabarse para que vengan otras cosas aún mejores. Ay, pero no te ofendas – eres una de las cosas más increíbles que me han pasado en la vida. ¿Te imaginas? Cuando era chica tanto soñé con salir de mi país y vivir al extranjero y ahora, mírame, estoy viviendo en una de las ciudades más bellas del mundo. ¿Quién lo hubiera pensado? Si alguien me hubiera dicho que vendrá un día cuando voy a festejar mis dos años en París, no le creería para nada.

Me acuerdo ese primer día. Ya nos conocíamos, porque ya te visité dos veces antes de mudarme. Pero no nos conocíamos muy bien y tenías muchas sorpresas guardadas para mí. Algunas eran muy lindas, como mi pequeño, hermoso apartamento que tanto me encanta. Y otras eran… pues un poco feas. Y aprendí que no eres una ciudad simple. Eres complicada, como cualquier mujer. Y te gusta maquillarte mucho: te pones muy linda para los turistas y expones los lugares que más orgullosa te hacen. Y escondes tu cara sin maquillaje, no la quieres mostrar porque tienes miedo de que ya no te consideren tan bella. Es cierto que tienes tus defectos y que no eres perfecta, pero ¿sabes qué? No pasa nada. ¡De todas maneras eres hermosa! No dejes que alguien te diga lo contrario. ¿Te acuerdas como nos odiábamos cuando recién vine acá? ¡Me chocaste con tantas cosas! Y un día, no sé ni cómo ni cuándo, terminé amándote. Te convertiste en mi casa durante dos años. Y cada vez que estaba lejos de ti, me parecía que todo eso era sólo un sueño. Que en realidad nunca viví en ese pequeño apartamento en el 14eme arrondisement, sino que estaba dormida durante mucho tiempo en mi casa en Polonia. O tal vez no soy yo la que está viviendo acá, sino otra Karolina, en alguna realidad paralela. Mira, piensa en eso, eres la ciudad más famosa del mundo. ¡Tanta gente desea que les des una oportunidad! Pero tú elegiste dármela a mí. A mí, que nunca ni siquiera pensé que algún día voy a terminar viviendo en alguno de tus edificios. Dime, ¿porque yo? ¿Qué me viste? ¿O será que era nuestro destino encontrarnos? Lo que es seguro es que algo me tenías que enseñar. Me ayudaste a crecer mucho, ¿sabes? Me hiciste más fuerte. Y te lo agradezco mucho.

París

Me duele mucho dejarte. Te voy a extrañar mucho. La Torre, los picnics al borde del río, la catedral de Notre Dame durante el atardecer, la vista desde la colina de Sacre Coeur… También tu ruido, tu olor y tu idioma, ese idioma que no me gustaba al principio y que ahora me parece hermoso. Capaz es porque me obligaste a aprender a hablarlo muy bien. Y tengo mucho miedo, porque ahora todo va a cambiar. ¡Todo! Tengo miedo de abandonarte porque te has convertido en mi zona de confort. Te conozco bien y me siento segura. Pero las dos sabemos que las cosas tienen que ser así y que el cambio es justo lo que necesito en este momento. Tú lo sabes mejor que nadie.

Esto no es un adiós, París. Esto sólo es un hasta luego. Porque vendré a visitarte muchas veces todavía. No te preocupes, ¡nos vamos a seguir viendo! Al fin y al cabo, te estoy dejando una parte de mi corazón.

Cuídala bien.

 


Karolina

Soy Karolina: una chica polaca, viajera y mochilera de pasión y autora de este blog de viajes donde encontraras consejos para viajeros y guías de destinos. Soy una apasionada de la lengua española y todo lo latino.

0 thoughts on “Carta a París”

¿Qué piensas sobre el articulo? ¡Deja tu opinión!

Related Posts

Europa

Guía de París para Instagram

París: la ciudad del amor, la ciudad de la luz, una de las ciudades europeas más hermosas y más visitadas por los turistas y los viajeros de todo el mundo. Es también un paraíso para Read more…

Europa

Donde dormir, comer y salir de fiesta en Paris

París es uno de los destinos más populares entre los turistas y muchos viajeros sueñan con conocer esta ciudad. Yo tuve la suerte de vivir en París durante dos años y conocer cada rincón de Read more…

Europa

Viajar barato: 7 trucos para no gastarte una fortuna en Paris

No cabe duda que París es una de las ciudades más caras del mundo y pasar unos días allí puede arruinar tu bolsillo. Sin embargo, existan varias formas de visitar la ciudad y divertirte sin Read more…